Michelle Williams, una rubia como las de antes