Opinión. Mike Leigh, con una sonrisa