Cine. Muchos Mozart y un solo Amadeus