Nicole Kidman no fue la única