"Nunca entendí a los críticos"

La realizadora no coincide con las opiniones sobre sus obras
(0)
30 de diciembre de 2001  

Con las voces de sus hijos que juegan en su casa de París, la realizadora francesa Marion Vernoux se presenta: "Tengo 35 años. Nunca fui a una escuela de cine, sólo vocación. Empecé en este medio muy joven, a los 17 años, escribiendo guiones y como asistente de una productora, y luego en cortometrajes para obras caritativas, contra el SIDA y las drogas. Mi primera película la hice con 24 años y después siguieron cuatro más. El cine de los años setenta me marcó, porque en esos años consumí la mayor parte del cine mundial".

Vernoux se siente libre al momento de elegir las historias para sus películas (generalmente, con un cierto corte sentimental), justamente porque sus largometrajes no son caros: "Nada que hacer" costó nueve millones de francos (1.300.000 dólares), y "Reines d´un jour", el doble. Aun así, la realizadora consigue para sus películas actores que, sin ser estrellas, gozan de cierta notoriedad.

Para su quinta película, Vernoux eligió un universo más feliz. Ese vodevil que es "Reines d´un jour", estrenada en Francia en octubre, tuvo muy buenas repercusiones. "Tengo la suerte de hacer lo que me gusta. No cambio porque un productor me lo pida. Trato de ser muy fiel a mí misma y nunca comprendí muy bien por qué la crítica reconoce más tal o cual film, o me ataca más o menos por ellos. La gente y la crítica prefiere "Personne ne m´aime" (Nadie me quiere), y es el que yo menos quiero. Y a "Rien a faire" hay gente que la encuentra triste, y a mí me encanta."

Siempre, los factores que elige Vernoux para sus películas son hombres y mujeres en relación de pareja. Pero ahora está escribiendo "una historia sobre el alcohol, sobre tres personas que toman". La realizadora contó: "Por más que busque no encuentro otra manera de tratar los conflictos si no es en pareja. Mis películas son una suerte de intento de unión entre un hombre y una mujer".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.