Opresiva atmósfera de la guerra

Fernando López
(0)
25 de abril de 2004  

"The last train" (Rusia/2003), de Alexei Alexeyevich German. Se presenta en la competencia oficial hoy, a las 15.30, en el América. 82 minutos.

Nuestra opinión: buena

El personaje que ocupa el centro de este film arduo es un obeso médico alemán enviado al frente ruso sobre el final de la guerra. En el clima casi fantasmagórico de la estepa helada, la niebla, la inacción, la tropa diezmada y el presagio de un inminente ataque de partisanos rusos que padecen similar adversidad hacen más tensa la espera, subrayan el sinsentido, y aumentan la sensación de extravío. Una certeza que se tiene (y que parece dar algún sosiego al espíritu) es la de la muerte; otra, por lo menos para el médico y su ocasional compañero, la de que ellos son sólo sombras que no dejarán huella alguna. El blanco y negro acentúa la atmósfera opresiva de esta propuesta radical cuyas imágenes son a veces difíciles de tolerar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.