Otra razón para aullar a la Luna

Benicio del Toro protagoniza El hombre lobo , una remozada versión del clásico de terror de Lon Chaney
Marcelo Stiletano
(0)
9 de febrero de 2010  

Los máximos especialistas en el cine de terror señalan que la leyenda del hombre lobo fue recreada por el cine en casi un centenar de ocasiones. De ellas, la que protagonizó en 1941 Lon Chaney Jr., estrenada en la Argentina con el título de El lobo humano , no fue la primera, sino la que adquirió el máximo carácter de clásico indiscutido del género. De hecho, gracias a este film, se reconoció al hombre lobo como uno de los tres personajes más importantes de la historia de las películas de terror, sólo precedido por Drácula y Frankenstein, según afirma Diego Curubeto en su autorizado libro Cine bizarro .

En aquella producción de los años 40, uno de los símbolos más visibles del claro predominio en el género por parte de los estudios Universal, Chaney Jr. (hijo del famoso actor conocido como "el hombre de las mil caras") logró lo que pocos intérpretes pudieron lograr: quedar para siempre identificado con un personaje que trascendió ampliamente su tiempo.

En la película dirigida por George Waggner, Chaney Jr. personifica a un noble victoriano llamado Lawrence Talbot, que carga a cuestas con una maldición luego de ser atacado por un lobo (interpretado por Bela Lugosi, el Drácula por excelencia del cine clásico), justo cuando está por regresar a su pueblo y reencontrarse con su padre (Claude Rains).

A partir de este film, considerado uno de los más notables exponentes fílmicos del terror en toda la historia del cine, la atracción por llevar a la pantalla historias de licántropos se hizo irresistible. Europa contó con el actor que en más ocasiones interpretó al personaje, el español Paul Naschy, recientemente desaparecido; el cine norteamericano recreó la historia desde múltiples ángulos, desde la serie Aullidos hasta una variante adolescente interpretada en los años 80 por Michael J. Fox. Y hasta encontró notable repercusión en la Argentina, a partir de la adaptación de un radioteatro de Juan Carlos Chiappe que Leonardo Favio, en 1972, llevó al cine con la actuación de Juan José Camero. El film se llamó Nazareno Cruz y el lobo y resultó uno de los más taquilleros de toda la historia del cine nacional.

Adaptación fidedigna

Con todo, en esta multitud de variaciones sobre el mismo tema nunca se consideró, hasta ahora, llevar adelante una adaptación fidedigna de la película de 1941. Quien decidió hacerlo en Hollywood fue Benicio del Toro, en la doble condición de actor y productor. El resultado es El hombre lobo ( The Wolfman ), cuyo estreno en la Argentina anuncia UIP para pasado mañana, y que fue realizado "con la única y expresa idea de hacer perdurar el mito", según lo que acaba de señalar Del Toro a la prensa española durante la presentación del film en Madrid.

Dirigida por Joe Johnston ( Jumanji, Jurassic Park III ), la película fue concebida para que el personaje central "tuviera un aspecto lo más aproximado al original", según señaló Del Toro.

"Llevo este tipo de obras en mi ADN, sencillamente porque crecí con ellas. Esta película ha sido pensada y planeada sin premeditación, como un rock and roll", añadió el actor puertorriqueño, que para recrear el papel de Lawrence Talbot debió someterse a exigentes sesiones de maquillaje de más de tres horas por jornada, aunque, por cierto, en circunstancias más aliviadas respecto de aquella legendaria máscara peluda que debió lucir Chaney siete décadas atrás.

En esta remake, Anthony Hopkins interpreta al padre del protagonista, y la ascendente actriz británica Emily Blunt ( La joven Victoria ), representa a su cuñada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.