Cuarta jornada del festival. Prueba de fuego para Sorín