Festival de San Sebastián. Reconocimientos y apatía