Jodie Foster reflexiona sobre su medio siglo de vida en el mundo del cine

A los 53 años, la actriz de El silencio de los inocentes habla de sus comienzos y de El maestro del dinero, su nuevo trabajo como directora
Diego Batlle
(0)
2 de junio de 2016  

Alguien que lleva casi medio siglo trabajando en la industria del cine podría esta cerca de jubilarse, pero no es precisamente el caso de Jodie Foster, quien comenzó a actuar siendo una niña y, con 53 años, se encuentra en la plenitud de su carrera no sólo como intérprete sino también como directora. Hace un par de semanas, Foster regresó por cuarta vez al Festival de Cannes para el estreno mundial de su cuarto largo como realizadora, El maestro del dinero, acompañada por los protagonistas, George Clooney, Julia Roberts, Dominic West, Jack O'Connell y Caitriona Balfe.

Tras Mentes que brillan (1991), Feriados en familia (1995) y La doble vida de Walter (2011), Foster narra ahora las desventuras de Lee Gates (Clooney), exitoso conductor de Money Monster, un ciclo televisivo sobre finanzas con mucho de show (baila y rapea disfrazado) en el que Patty Fenn (Roberts) es su productora y consejera todoterreno. Pero el programa no le resulta nada gracioso a Kyle Budwell (O'Connell), un joven trabajador que está a punto de ser padre y ha perdido sus únicos 60.000 dólares por una mala inversión (en verdad una estafa a partir de un algoritmo adulterado) recomendada por el propio Gates en el programa.

Video

El hombre decide irrumpir en el estudio y secuestrar "en vivo" a Gates. Si se trata de un pedido de ayuda o de explicaciones, de una venganza o de justicia por mano propia es algo que el espectador deberá desentrañar en este thriller psicológico que -muy a tono con estos tiempos de Hollywood- cuestiona la codicia, las miserias y los abusos de las corporaciones financieras y mediáticas.

En diálogo con la prensa internacional en Cannes, la actriz de El silencio de los inocentes dejó unas cuantas definiciones valiosas. Aquí, una selección de diez conceptos de una artista siempre inteligente y comprometida con los temas que aborda:

La pasión por filmar. "Siempre quise ser directora de cine, pero cuando era pequeña casi no había mujeres detrás de cámara, así que asumí que no estábamos habilitadas para hacerlo. Por suerte, si bien seguimos siendo minoría, esa sensación de que no éramos bienvenidas ha ido desapareciendo."

Dirigir actores. "No hay nada como trabajar con intérpretes que han dirigido grandes películas, como George (Clooney) o Mel (Gibson). Es más fácil intercambiar experiencias porque entienden cómo trasladar el texto a la pantalla. Hay que ser honesto. No podés cambiar a un actor en 20 minutos, hay que inspirarlo para que sea tan bueno como pueda. Controlarlos demasiado es una mala idea. Al contrario, hay que darles libertad, apelar a la intuición para llegar al resultado deseado. Hay que proponerles una estructura básica, pero darles espacio para que se expresen. Como realizadora es tan excitante trabajar con figuras con experiencia como con jóvenes que están empezando."

Desafíos en Hollywood. "Comencé en este negocio en la década de 1970, cuando los autores tenían mucho poder y podían contar las historias arriesgadas que quisieran. Hoy Hollywood ya casi no produce películas adultas para un público masivo. Hay que tener poder, filmar relativamente barato y contar con el apoyo de estrellas para que un estudio apueste por algo que no sean superhéroes o sagas literarias. Lamentablemente, tengo demasiadas películas que estuvieron a punto de hacerse y nunca se concretaron. Esas situaciones me partieron el corazón."

El maestro del dinero. "Me llegó el guión y estuve mejorándolo durante dos años. Fui a convencer a Clooney antes de contactar a financistas o a un estudio. Es una película con muchas ideas, que aborda temas importantes, pero dentro de la estructura del cine de género. Es un thriller de presupuesto modesto, inteligente, que hace pensar y sentir, que no manipula, que tiene muchas capas, pero al mismo tiempo está destinado a un público masivo. Tuve mucha suerte de poder hacer una película así en estos tiempos."

Diferencias entre dirigir y actuar. "Contrariamente a lo que muchos suponen, me pone mucho más nerviosa actuar que dirigir. Soy mucho más vulnerable a las críticas por una interpretación que por cómo filmé una película. Dirigir es contar la historia como querías. Cuando actuás, el resultado final depende mucho más de otras personas. Pero siento la presión de que un proyecto como El maestro del dinero no dé pérdidas. Las oportunidades para seguir dirigiendo no sobran."

Proyectos. "Mi próxima película será muy distinta a El maestro del dinero. Es lo único que tengo claro hoy. Me encantaría filmar una historia de época y siempre soñé con trabajar fuera de los Estados Unidos. Probar con actores, técnicos y lugares muy distintos a los habituales."

Hacer televisión. "Dirigí dos episodios de la serie Orange Is the New Black y uno de House of Cards. La experiencia fue muy gratificante. Hay libertad para experimentar en lo formal (a partir de un guión de hierro) y muchas menos presiones que en una película que debe recuperar los costos. Netflix, Hulu o Amazon son hoy ámbitos para que muchos realizadores se formen y demuestren su capacidad."

A 40 años de Taxi Driver. "Tenía apenas 13 años cuando vinimos [a Cannes] con Martin Scorsese y Robert De Niro y todo era mucho más caótico que ahora, al menos para una niña como yo. Fueron mis comienzos en el cine y encima ganamos la Palma de Oro. Recuerdo esa experiencia con mucho cariño."

Cannes. "Para mí no hay dudas de que es el principal centro cinéfilo del mundo. Es muy lindo regresar exactamente cuatro décadas después con una película propia y estar en el mismo festival con directores que admiro mucho, como Pedro Almodóvar y Jim Jarmusch."

Tecnología. "La película no es sólo sobre los Estados Unidos sino sobre la globalización y la tecnología. Los avances han sido maravillosos, han permitido democratizar el acceso a muchas herramientas y conocimientos, pero también es cierto que todo cambió muy rápido, se ha perdido intimidad por la virtualidad, la tecnología ha permitido nuevos tipos de abusos al ciudadano y hay cosas hermosas de la vida que han quedado demasiado relegadas."

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.