Ley de cupo para proteger los films locales. Se recalienta la polémica