Serbia, después de la tormenta bélica