Bastardos sin gloria. Tarantino se fue a la guerra