En 12 horas para sobrevivir hay tanto terror como ironía política