Opinión / Cine. Un amor sin barreras ni fecha de vencimiento