Un cálido homenaje a Sammaritano