Un ejercicio de la sobreactuación