Una adorable familia

Fernando López
(0)
27 de septiembre de 2007  

La historia de un amor ( Le héros de la famille , Francia/2006, color; hablada en francés). Dirección: Thierry Klifa. Con Catherine Deneuve, Emmanuelle Béart, Miou-Miou, Gérard Lanvin, Claude Brasseur, Géraldine Pailhas, Michaël Cohen, Valérie Lemercier, Pierrick Lilliu. Guión: Christopher Thompson y Thierry Klifa. Fotografía: Pierre Aïm. Música: David Moreau. Edición: Luc Barnier. Presentada por Pachamama Cine. 103 minutos. Sólo apta para mayores de 13 años.

Nuestra opinión: muy buena

Una delicia. La ingeniosa excusa para que un puñado de actores de primera se muevan a sus anchas en una historia coral que mezcla humor, canciones, números de cabaret, sentimentalismo y una pizca de melancolía mientras se turnan en el protagonismo, se sacan chispas en sus altercados y se divierten con sus cambiantes complicidades. Con el bello paisaje de Niza como fondo y una banda sonora en la que caben Gershwin y Luigi Tenco, Line Renaud y el popular tango de los cincuenta con cuyo título se ha rebautizado el film aquí.

No es una comedia de antología ni un dechado de originalidad, pero sí una de esas películas que procuran unos cuantos minutos de dicha pasajera y se recuerdan después con una sonrisa y algo de dulce nostalgia. El cuento se desarrolla en torno de un cabaret: la repentina muerte de su alma máter, un viejo artista del transformismo (Brasseur), reúne en Niza a su hijo adoptivo (Lanvin), las dos ex mujeres de éste (Miou Miou y Deneuve), sus dos hijos, uno de cada una (Geraldine Pailhas y Michaël Cohen), y la bella cantante a la que ahora intenta seducir (Béart); además, claro, de otros artistas, entre los que se cuenta la inflexible coreógrafa (Lemercier).

Historias e ironías

El testamento pone en riesgo el futuro del local mientras la forzosa reunión de familia aviva recuerdos y promueve los ajustes de cuentas, el destape de secretos y la revisión de viejas rencillas. Todo lo cual da origen a una serie de situaciones más graciosas que emotivas y en las que caben ironías y sesgadas alusiones a la historia personal de los intérpretes.

El secreto está en la escritura del guión más que en la construcción del enredo y en el visible placer con que la troupe estelar asume el compromiso más que en el calculado diseño de los personajes, concebidos para captar la simpatía de la platea y con tanta ecuanimidad como para que al final todos resulten igualmente adorables.

Uno de los principales méritos del director Thierry Klifa (y de su coguionista, Christopher Thompson), ha sido, precisamente, ese equilibrio les ha servido para administrar el humor y la tenue emoción, para dosificar las sorpresas y los giros que aseguran la progresión del relato y para intercalar momentos musicales y hasta algún toquecito fantástico sin interrumpir la acción.

Y también para repartir democráticamente su atención entre las abundantes figuras: cada una tiene su escena de lucimiento, quizá con la excepción de Valerie Lemercier (la diva teleteatral de Lo mejor de nuestras vidas , otro film dialogado por Thompson), que parece algo desaprovechada.

Se comprende que haya algo más que un aire de familia entre el film arriba citado y La historia de un amor : está en el tono, en el papel decisivo que se concede a los actores, en la tierna ligereza con que se aborda lo emotivo, en la agudeza de los diálogos, en la pintura algo idílica del siempre seductor ambiente del espectáculo.

El hábil empleo de la música (casi todos cantan) y los breves pantallazos que registran el desempeño de las girls suman otros atractivos al film, aunque por supuesto lo fundamental está en el aporte de Deneuve, Lanvin, Béart, Miou-Miou y compañía, y en la química que se establece entre ellos cuando comparten escenas con un deleite que se contagia a la platea.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.