Festival de San Sebastián. Una jornada con jóvenes en peligro