Una jornada pobre en la competencia