Una noche de premios

"El aura" e "Iluminados por el fuego", grandes triunfadoras
"El aura" e "Iluminados por el fuego", grandes triunfadoras
(0)
28 de junio de 2006  

El buen tino estuvo a la orden del día. Son tiempos de expectativas, de estudiar cómo se ajustan las piezas algo sueltas del cine argentino actual, cómo se planifican los tiempos que vendrán, más allá de que el presente siga generando polémicas. Estas fueron las consignas que siguieron los organizadores de la 54º entrega de los premios Cóndor de Plata, esta vez una coproducción entre la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, una entidad privada que reúne en la actualidad a poco más de medio centenar de críticos de la especialidad en diferentes medios, la mayoría de Buenos Aires, y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), el organismo oficial que tiene como misión guiar y apoyar la producción cinematográfica local.

Exactamente hace un año, cuando en el escenario del Teatro Maipo (en el que alguna vez también se vio cine), Mirtha Legrand comprometió en público al empresario Adrián Suar, para que en este 2006, Canal 13 transmitiera la "gran fiesta del cine argentino".

La actriz repitió así el gesto que su esposo Daniel Tinayre había tenido en un acto en su homenaje realizado hace más de una década en Canal 9. Aquella vez el cineasta comprometió al entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, para apoyar económicamente a la Cinemateca Argentina. Cavallo aceptó y cumplió lo prometido. Esta vez, Suar también. En realidad quien grabó lo ocurrido la noche del lunes en el Cine Gaumont (o Km 0 del Incaa), para emitirlo dos horas después fue el canal de cable Todo Noticias, que pudo superar lo complejo de trabajar en un escenario sin luces propias ni foro, con una inmensa pantalla blanca como fondo, y lo arriesgado de una sala que, por su arquitectura y decoración, parece más grande de lo que es en realidad.

La platea cubierta por más de 600 personas (el periodismo siguió la entrega desde una sala con imágenes en pantalla gigante ubicada en una sala del entrepiso), esta vez con la ausencia de Chiquita (Legrand) -que se notó y mucho- la velada abrió con palabras de la actual secretaria de turno de la entidad, Blanca María Monzón, que no pudo alcanzar el brillo del contundente preámbulo del historiador César Maranghello acerca de la deuda de la TV con el cine nacional, de 2005. Pero éste no parece ser un año tan comprometido como el anterior. La rutina impuesta por la presencia de cámaras limitó, para bien de los presentes y los televidentes, los comentarios de los conductores -impecables tanto Ernestina Pais como Mario Mazzone, y en especial las exposiciones de los premiados. Hubo pequeños errores, poco detectables por TV, y algo de frialdad entre los presentes, así como se notó la ausencia de premiados en anteriores ocasiones y figuras del llamado "nuevo cine argentino".

Siempre hay quienes ponen en tela de juicio la fluctuante representatividad de este tipo de instituciones, sin embargo lo que en realidad más preocupa es si los premios que se entregan finalmente, son más o menos justificables, de acuerdo con la opinión generalizada, un promedio de crítica y público, que se tuvo sobre las películas en danza. En realidad, la tarea de los cronistas sufragantes de este año fue la de sacudir el total de 66 estrenos y dejar en las ternas una mayoría de títulos valiosos. Hubo seguramente algunas ausencias, pero el grueso estuvo presente. Y de ese grupo de 26, la mayoría estaban aprobados de antemano, en los rubros por los que habían sido candidateados. De allí a la justicia, o a un resultado bastante cercano al ideal, sólo había un paso. Si bien la más nominada fue la ya multipremiada en el exterior "Iluminados por el fuego", la que más Cóndor -seis- se llevó anteayer fue "El aura", una de las pocas películas de la historia del cine local en el que toda la prensa escrita coincidió con la más alta calificación. No es razón suficiente para considerarla una obra maestra, pero sí para pensar que tiene tela para cortar, y bastante.

La notas de color fueron puestas, como ya es costumbre, por dos veteranas. Una fue Elena Lucena, que a los 92 años subió al escenario y se dio el gusto de bromear y desear, en voz alta, emocionada " que las alas del cóndor me ayuden a volar al cielo". La otra fue China Zorrilla, Cóndor como mejor actriz por "Elsa & Fred", que aprovechó en agradecer de paso a Aptra (" me olvidé de hacerlo al recibir hace poco un premio", refiriéndose al Martín Fierro) y dedicarlo a Maxi Rodríguez, por su gol decisivo ante México.

Se repitió una y otra vez la presencia de Fabián Bielinsky en el escenario (al parecer era el único de su película presente) y a Tristán Bauer, aunque de su película también estuvieron Edgardo Esteban, que recordó a otros ex combatientes de Malvinas como él mismo, que atormentados por lo vivido terminaron sus días suicidándose, y Virginia Innocenti, que lo imitó, pero refiriéndose a las mujeres víctimas de las guerras.

Resultó fuera de lugar la intervención musical de Juan Rodó haciendo dos temas de su repertorio, que no tienen que ver con el cine. Sorprendió el premio "trayectoria" a Ines Estévez, a raíz de su anunciado retiro de la actuación.

En la platea se detectó un importante grupo de figuras que respondían a la propuesta de San Luis Cine (varias de las películas premiadas contaron con fondos de esa provincia) encabezado por su gobernador, Alberto Rodríguez Saá, que estuvo allí junto a la actriz Esther Goris. Como se recordará, películas premiadas como "Iluminados por el fuego" y "Cama adentro" contaron, además, con el apoyo de esa provincia.

Las voces oficiales

En el final hubo una novedad: dos funcionarios entregaron premios y hablaron. El primero fue Jorge Alvarez, titular del Incaa, que esta vez no recurrió a cifras ni estadísticas. Tampoco hizo apología de cuota de pantalla ni de la media de continuidad, o promesa política alguna. Su mensaje fue honesto y de allí su importancia. El podio le sirvió para el lanzamiento de una "iniciativa abierta" para reemplazar la marca Incaa, que según sus palabras solo remite a Estado, por una nueva, más contundente. "Cine Argentino -dijo- es como un paraguas que nos cubre a todos". Identificada con las letras "c" y "a" yuxtapuestas de tal manera que recortan la silueta de un proyector emitiendo los colores de la bandera argentina por algunos segundos (¿la solución a la tan polémica bandera argentina del proyecto de la legisladora chubutense Silvia Giusti?), la marca Cine Argentino y la consigna "vamos a verlo", estarán desde julio antes del comienzo de toda película nacional. "Antes, porque en la parte de la creatividad el Estado Argentino no se puede meter porque sería una intromisión a la creación artística". La novedad es parte de un paquete que incluye spots con fragmentos de películas recientes, doblados a diversos idiomas y destinados a mostrar a los espectadores locales, su llegada al público extranjero, cosa de entusiasmarlos para que vuelvan a consumirlo como en los mejores tiempos.

El otro funcionario en hablar un minuto fue el secretario de Cultura de la Nación, José Nun: "En el Mundial de fútbol hay ganadores y perdedores, en cambio esta noche aquí, todos los nominados son ganadores, y lo que en cada oportunidad hacemos, es distinguir a uno entre todos los ganadores. Lo hermoso de esta ceremonia es que nadie pierde: nos quedamos con lo mejor del cine argentino, que es una de las mejores partes de la cultura nacional".

Todos los premios

  • "El aura", de Fabián Bielinsky: mejor película, director y guión original, para Bielinsky; actor para Ricardo Darín; fotografía para Checco Varese; sonido para Abbate y Díaz. (6 premios)
  • "Iluminados por el fuego", de Tristán Bauer: mejor actriz de reparto para Virginia Innocenti, mejor guión adaptado para Bauer, Edgardo Esteban, Gustavo Romero Borri y Miguel Bonasso, dirección de arte para Graciela Fraguglia, montaje para Alejandro Brodersohn. (4 premios)
  • "Cama adentro", de Jorge Gaggero: mejor opera prima, mejor revelación femenina para Norma Argentina. (2 premios)
  • "Elsa & Fred", de Marcos Carnevale: mejor actriz para China Zorrilla, mejor vestuario para Nereida Bonmati. (2 premios)
  • "Cautiva", de Gastón Biraben: mejor actor para Hugo Arana, mejor música original para José Luis Castiñeira de Dios. (2 premios)
  • "Tatuado", de Eduardo Raspo: revelación masculina para Nahuel Pérez Biscayart. (1 premio)
  • "Oro nazi en la Argentina", de Rolo Pereyra: mejor documental. (1 premio)
  • "Sed, invasión gota a gota", de Mausi Martínez: mejor guión documental, de la misma directora. (1 premio)
  • "Atrapados en el fin del mundo", de Eduardo L. Sánchez: mejor videofilm. (1 premio)
  • "Viaje a Marte", de Juan Pablo Zaramella: mejor cortometraje. (1 premio)
  • "Mar adentro" (España), de Alejandro Amenabar: mejor película ibeoramericana. (1 premio)
  • "Entre copas" (EE.UU.), de Alexander Payne: mejor película extranjera. (1 premio)
  • Cóndor a la trayectoria: a los actores Elena Lucena y Jacques Arndt, al crítico Fernando López y al montajista Antonio Ripoll.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.