Cine. En un lugar de Francia apunta directo al corazón