Carta de momo. Coco Romero: entre murga y canción rioplatense