Cómica visita a un clásico de Shaw