Con Hernán Cattáneo, la electrónica va al Colón