Con Julieta, Pedro Almodóvar logra la perfección de su estilo