Con la pasión del Mundial

Armando Bo y Nicolás Giacobone afirman que vivieron la entrega como si hubieran estado jugando para la Selección argentina
Marcelo Stiletano
(0)
24 de febrero de 2015  

LOS ANGELES.- La noche del Oscar empezó y terminó con frío y lluvia. Pero se vivió con el corazón caliente entre los argentinos que llegaron hasta aquí para vivir el sueño de coronarse con el máximo premio de la industria de Hollywood con el corazón caliente. Y dos de ellos, Armando Bo y Nicolás Giacobone, disfrutan a más no poder la felicidad de sentir el calor de un Oscar aprisionado todo el tiempo entre los dedos.

Los dos ganadores argentinos del Oscar al mejor guión original, seguramente el premio más festejado y el que menos se esperaba para Birdman (la gran ganadora del Oscar 2015) recibieron una estatuilla cada uno cuando despuntaba el lunes en el escenario del Teatro Dolby y seguían aferrados a ella tres horas después, al encontrarse con LA NACION al salir de la fiesta organizada por los estudios Fox en el 9200 de Sunset Boulevard.

"¿Qué fue lo primero que pasó por mi cabeza cuando anunciaron nuestros nombres? Que se equivocaron", señaló Giacobone, entre risueño y todavía sorprendido. "Quiero levantarme mañana y verlo en YouTube, para asegurarme de que todo esto pasó en la realidad. Sobre todo porque sabíamos que el favorito en esa categoría era Wes Anderson con El gran hotel Budapest", agregó.

A su lado, con un rostro que era pura felicidad, Bo tenía las manos ocupadas. En una sostenía el Oscar y en la otra, una botella del más distinguido champagne francés. "Para mí fue un milagro -dijo-. Algo increíble. Y totalmente sorpresivo. Cuando la felicidad aparece y fluye así de repente es imposible pensar sobre lo que te está sucediendo". Y de inmediato agregó que el agradecimiento a sus compatriotas, con las únicas palabras que pudo pronunciar al agradecer en castellano el premio en el escenario, le salió naturalmente. "Es que somos argentinos y tomamos esta competencia como si estuviésemos jugando el Mundial", destacó.

Bo y Giacobone cuentan que cuando Eddie Murphy anunció el premio al mejor guión original para Birdman los dos se miraron, se rieron y se abrazaron con Alejandro González Iñárritu. "La verdad es que todos formamos un gran grupo de amigos y este premio marca de alguna manera el cierre de un proceso que fue, al mismo tiempo, divertido, raro y delirante. Todavía no lo podemos creer. Llegamos hasta acá, un mexicano y dos argentinos festejando haber ganado el Oscar", comentó Giacobone.

Cuando se les pidió que buscaran las razones que llevaron a que Birdman se convirtiera en la película más premiada del año por la Academia de Hollywood, los dos recurrieron a las mismas palabras: audacia, riesgo, temeridad, falta de complejos. Recrearon con otras palabras lo que González Iñárritu dijo en la sala de prensa luego de recibir sus premios: "Birdman es una película hecha contra el miedo". Allí, frente a centenares de periodistas de todo el mundo, el verborrágico realizador mexicano dijo que Birdman les debe muchísimo a figuras como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Octavio Paz y Ernesto Sabato.

Ese lugar, conocido como Interview Room, y desde el cual LA NACION siguió la ceremonia, es el tercer paso del recorrido que hace cada uno de los ganadores después de subir al escenario para recibir el premio y sacarse con la estatuilla una foto que, desde allí, dará la vuelta al mundo. Allí llegó Iñárritu luego de ganar el premio a la mejor película en el final de la velada. Primero compareció solo, luego con los guionistas premiados (Bo, Giacobone y Alexander Delenaris, que casi o directamente no hablaron) y finalmente acompañando a los productores del film.

A los argentinos les tocó hablar poco después, luego de compartir un buen rato en la celebración de Fox junto a los nominados y premiados de El gran hotel Budapest, Alma salvaje y Perdida. En la calle, cuando esa fiesta iba llegando a su fin, Giacobone le dijo a LA NACION que el mayor mérito de la película pasó por la voluntad de sus creadores de querer escapar de la zona de confort. "Todos tuvimos pánico al principio -ilustró uno de los ganadores argentinos del Oscar-. Nosotros, Alejandro, Emanuel Lubezki y todos nos animamos, de a poco, con ganas a enfrentar nuestros miedos y a reinventarnos haciendo esta película. Ahora disfrutamos el hecho de habernos animado a algo distinto". Bo, en cambio, destacó la actitud de la Academia: "Toda esta gente que nos votó y que trabaja en el cine supo valorar esto de encarar proyectos tan riesgosos y ejecutarlos dentro de un set de filmación", señaló.

Lo mismo ocurrió ayer, mientras volvía a salir el sol en la capital del entretenimiento. Giacobone dejó muy rápido el hotel en el que estuvo alojado durante la vigilia del Oscar. Volvía a Nueva York, donde reside mientras prepara los próximos proyectos de su cada vez más fértil sociedad con Bo y González Iñárritu. La prioridad, en su caso, es seguir trabajando en los guiones de la serie The One Percent, que producirá en los próximos meses la cadena Starz, con las actuaciones protagónicas de Ed Helms, Hilary Swank y Ed Harris. Bo seguirá en tanto por aquí, pensando también en un proyecto que sueña con dirigir, cuyo título tentativo es Standby. Pero antes de pensar en lo que vendrá hubo tiempo para los festejos. En la primera madrugada como ganadores del Oscar, los dos argentinos consagrados por Hollywood apresuraron la marcha. "Nos esperan en la fiesta que organizó Madonna", dijeron. Allí tampoco se desprendieron en ningún momento del premio que coronó una noche inolvidable.

La lista completa de ganadores

Mejor película

Birdman

Mejor director

Alejandro González Iñárritu (Birdman)

Mejor actriz

Julianne Moore (Siempre Alice)

Mejor actor

Eddie Redmayne (La teoría del todo)

Mejor actriz de reparto

Patricia Arquette (Boyhood)

Mejor actor de reparto

J.K. Simmons (Whiplash)

Mejor guión original

Alejandro González Iñárritu , Armando Bo, Nicolás Giacobone y Alexander Dinelaris, Jr. (Birdman)

Mejor fotografía

Emanuel Lubezki (Birdman)

Mejor guión adaptado

Graham Moore (El código Enigma)

Mejor banda de sonido

Alexander Desplat (El gran hotel Budapest)

Mejor canción

"Glory" (Selma)

Mejor película extranjera

Ida, de Pawel Pawlikowski (Polonia)

Mejor film animado

Grandes héroes

Mejor documental

CitizenFour

Mejor edición

Tom Cross (Whiplash)

Mejor diseño de producción

El gran hotel Budapest

Mejor vestuario

El gran hotel Budapest

Mejores efectos especiales

Interestelar

Mejor maquillaje

El gran hotel Budapest

Mejor mezcla de sonido

Whiplash

Mejor edición de sonido

Francotirador

Mejor corto documental

Crisis Hotline

Mejor corto

The Phone Call

Mejor corto de animación

Feast

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.