Con nombre y apellido

(0)
19 de mayo de 2003  

No muchas veces, si es que alguna, se habrán encontrado bajo un mismo techo y en pleno ejercicio de sus talentos los tangueros Virginia Luque y Néstor Fabián, con el rockero adulto Kevin Johansen, el violinista experimental y electrónico Sami Abadi, varios veteranos del swing porteño y aún más disc jockeys. De hecho, no había registro de un cruce semejante hasta el miércoles último, cuando la empresa que conduce los subtes porteños presentó su programa cultural de este año. Pero no todo fue música: los salones de San Telmo elegidos para la ocasión también se llenaron de actores urbanos, artistas varios y empresarios, en armónica (y atípica) convivencia.

* * *

A propósito, Johansen, el autor del escuchado tema de las escenas más fuertes de Resistiré, nacido en Alaska y de extraordinario parecido con el futbolista Claudio López, llegó exultante. Acababa de ver el spot para su inminente concierto en un teatro de la avenida Corrientes. En la promoción, Johansen concursa nada menos que con el actor Fernando Peña en una parodia de Cupido, programa de cable sucesor del clásico Yo me quiero casar. "Queríamos hacer algo con el Piojo López, pero lamentablemente no lo conseguimos", admitió el manager del cantaautor, todavía entre carcajadas.

* * *

Fernanda Ghi y Guillermo Merlo, pareja en el baile y en la vida, terminaron ayer un ciclo de 45 días de actuaciones en Japón con su espectáculo Tango Dreams II, que parece haber impresionado muy bien a público y crítica locales. La dupla es conocida por allí. Residente en Los Angeles, ya había presentado el año último Tango Dreams I en días del Mundial de fútbol. Ghi, en particular, es todo un caso: ya lleva varias temporadas de trabajo en Japón, y no sólo con compañías argentinas, sino también con alguna estrella pop nipona. A todo esto, todavía espera traer sus sueños a su propio país...

* * *

Entre el 15 y el 24 de agosto, la Rural será sede de la Primera Exposición Integral de Fútbol en la Argentina. Y como para ir palpitando el encuentro, los organizadores convocaron a dirigentes, empresarios y jugadores de ayer y hoy a un cóctel en un hotel sobre Carlos Pellegrini. Allí se encontraron desde ex jugadores de distintas generaciones como Amadeo Carrizo y Carlos Daniel Tapia hasta dirigentes como el ex presidente de Boca Antonio Alegre (unos días antes se lo había visto en un acto del candidato a jefe de gobierno porteño Rafael Bielsa) y al actual vice de River, Julio Macchi.

* * *

También hubo espíritu deportivo y fair play la semana última en la Biblioteca Nacional. Es que allí, con el ex árbitro Javier Castrilli, el Puma Sergio Sporleder y la Leona Magdalena Aicega, se lanzó Jugarte, una iniciativa de la Asociación del Deporte Amateur Universitario y la organización DeNosotrosDepende para difundir los valores del deporte con charlas gratuitas en universidades de todo el país. "El deporte es un campo para educar en valores. La coherencia es indispensable", observó Castrilli, y lo aplaudieron.

* * *

Por otra campaña educativa, pero de difusión y estímulo de las artes visuales en escuelas pobres de Capital Federal, se realizó en la embajada de España un desayuno con posterior recaudación de fondos. Los embajadores Manuel Alabart y Cristina Spottorno de Alabart (derecha) y la Fundación ArteViva recibieron a benefactores y amigos; entre otros, Maximiliano Guerra, Eduardo Costantini, María Teresa Solá, Cristiano Rattazzi y Jeanette Arata de Erize. En cuanto se fue el último invitado, los diplomáticos partieron de viaje protocolar a Mendoza.

* * *

Este jueves se conmemorará el centenario del nacimiento de Alfonsina Storni. Un día antes, el escritor y biógrafo Carlos Alberto Andreola la recordará con una conferencia en el Café Tortoni. Sin embargo, el investigador, conocido por algunos trabajos sobre Jorge Luis Borges, no se limitará a hablar sobre vida y obra de la gran poeta, sino que ilustrará la reunión con grabaciones de su voz y también de Lola Membrives, Rosa Rosen, Amelia Bence, Berta Singerman, Lolita Torres y otros.

* * *

Mientras asomaba el último fin de semana parecía también comenzar a resolverse el caso del secuestro de Florencia Macri, con la captura del presunto cerebro de la banda. Lo que no se disipaba era cierta tensión familiar a propósito de cómo retomó la vida normal la hija menor del empresario Franco Macri. El sábado anterior, por ejemplo, a pocos días de haber sido liberada tras el pago de 750.000 dólares, Florencia habría bailado al ritmo de música electrónica en una disco frente al río.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.