Con nombre y apellido

El príncipe
(0)
28 de mayo de 2003  

La de anteayer fue la noche de Enrique Pinti; así llamó Argentores al acto en el que le entregó una placa en reconocimiento a su trayectoria, con una entrevista pública con Carlos Garaycochea. Entre felicitaciones de amigos y admiradores, el humorista reveló que está actualizando el contenido político de los monólogos de su Candombe nacional: "Ya saqué la parte de Duhalde, pero la de Menem y Cavallo la voy a dejar para que no nos olvidemos. A Kirchner hay que darle crédito por ahora... Pero no nos descuidemos demasiado", advirtió.

* * *

Los primeros invitados comenzaron a llegar cerca del mediodía. Era el sábado último y se cumplían 65 años de la fundación de Clásica y Moderna, mítica librería-café concert de avenida Callao. Natu Poblet, dueña de casa, repartía besos y abrazos transformada en maestra de ceremonias. El desfile era interminable: María Angélica Bosco, Hipólito Solari Irigoyen, Donna Caroll, Eduardo Belgrano Rawson, María Sáenz Quesada, Alvaro Abós, Patricia Bullrich, Oscar Barney Finn, Alberto Favero, recién llegado de España...

* * *

A las tres de la tarde, Marikena Monti entonó a capella el Himno Nacional y, después, todos brindaron en memoria de Paco Poblet, hermano de Natu. Alrededor de las seis, Horacio Molina comenzó a tararerar Como dos extraños. Se entusiasmó y atacó con Bailarín compadrito. Lo siguió Monti con París, la libertad (Si no fuera por el de mi país, tendría un corazón para París), de Félix Luna y Ariel Ramírez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.