Con nombre y apellido

(0)
23 de agosto de 2004  

Un día Ignacio Viale le propuso a su novia, la actriz Sofía Recca , ser su representante. Y la chica, que hasta el momento se había dedicado a la actuación televisiva, aceptó. El miércoles último empezaron a verse los resultados: Recca ahora también es modelo, y debutó en el desfile de Emporio Armani, en la boutique de la avenida Alvear y frente a 500 invitados. Compartió pasarela con Deborah de Corral, Maxi Patané y Franco Musso. Bien para empezar, tanto para Recca como para Viale: también fue su debut como representante. Quizás en un tiempo se aventure con su madre, Marcela Tinayre.

* * *

Movimientos extraños, hace unos días, en el Club Francés: un cóctel tradicional fue seguido por un desplazamiento ordenado hacia las mesas de tres salones y un silencio como de biblioteca, de a ratos interrumpido por un ruidoso intervalo. Y todo volvía a empezar, pero con los invitados cambiados de lugar. Para terminar, otra vez a todo volumen, con cantidad de premios y sorteos. Se trataba del primer torneo de bridge organizado por COAS. Mientras Carmen Polledo –actual presidenta de la institución– se mostraba entusiasmada con cada nuevo mazo de cartas, Daisy Chopitea –ex titular de la institución– prefirió irse apenas terminó el cóctel. Aunque se comentó que era buena jugadora.

* * *

Jorge Luis Borges iba todos los miércoles a comer a la casa de su amiga Beatriz Bibiloni de Bullrich. No sorprende para nada, entonces, haber visto a María Kodama en las inmediaciones del pasaje La Piedad, en la inauguración de Zonas liberadas, la muestra de Bony Bullrich , nieto de la anfitriona borgeana. Intrigada, Kodama se acercó al bajo relieve que exhibía un fragmento de Two English Poems, que el escritor le había dedicado a Bibiloni de Bullrich.

* * *

En persona, Mario Gurfein comprobó los serios problemas presupuestarios que atraviesa el Museo Nacional de Bellas Artes. El artista argentino radicado en París desde 1980, que acaba de inaugurar allí la muestra Como en los sueños, había acordado con un programa televisivo hacer una entrevista durante un recorrido por la exposición. Pero, para grabar sin interrupciones esta visita guiada ad hoc, debían esperar hasta que terminara el horario abierto al público. La institución le habría hecho saber a la producción del programa que, para filmar la muestra –y después difundirla, claro–, iban a tener que costear el gasto que implicaban las horas extras del personal de seguridad: en total... 30 pesos. El programa pagó y la entrevista se hizo. Muy a regañadientes, eso sí.

* * *

Tal vez por su imponente contextura física, tal vez por perfeccionista, Horacio Pernasetti prefiere la ropa a medida. Así, el presidente del bloque de diputados de la UCR recibiría a su sastre periódicamente en su oficina del anexo de la Cámara baja. Ahí mismo, el modisto sacaría la cinta métrica, los alfileres y se pondría a trabajar. Más de una visita se ha topado con algunos alfileres olvidados.

* * *

Sin tantas pretensiones y más amiga del prét-à-porter, la senadora justicialista Mabel Müller estuvo en primera fila en el desfile de Rafael Garófalo. "Me gusta la ropa, pero sobre todo los precios. Porque no se excede, y eso es un dato importante en estos momentos", opinaba sin dejarse ganar por la frivolidad.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.