El festival, en la balanza. Con sabor a despedida