La vida eco. Con un misil en el placard