España. Crisis, reclamos y zanahorias