Crítica: entre veranos y el pintor Bacon