Cine. Cuando el destino nos da una lección