Cuando la intención no alcanza