"Aun en la mala, me quedaré en mi país"

(0)
30 de enero de 2002  

Un artista de la magnitud mundial de Julio Bocca se convierte automáticamente en un embajador cultural del país. En estos momentos, es un honor que se convierte en una dura tarea a la hora de explicar lo que sucede en el país.

"Tuve que hacer notas, porque era el tema. En el primer cacerolazo estaba acá. Realmente fue muy emocionante. Me agarró de sorpresa. Estaba en casa con unos amigos que me fueron a despedir. Empezamos a escuchar los cacerolazos y no entendíamos qué estaba pasando. Cuando nos enteramos fue emocionante ver esa respuesta de la gente, que como argentinos nunca tuvimos. Después lo viví en el exterior. Por un lado, era lindo y por el otro, te ponías nervioso por las cosas que mostraban: cinco guachos que destruían todo. Era lo único que se veía. Llamaba a casa y me decían que estaba todo tranquilo. Cada vez que me preguntaban les decía que no era tan así como lo mostraba la prensa. Por supuesto, estamos en problemas, pero yo trato de representar bien a mi país. A veces, esos políticos que se pelean entre ellos te dejan la imagen de la Argentina hecha un desastre. Me da mucha bronca. ¿Por qué no se callan y hacen en vez de hablar tanto?"

"Nos usaron..."

Bocca sigue hablando del tema: "Me parece genial que se siga así, defendiendo nuestras cosas como argentinos. Si una cosa sale dos pesos y en otro lado vale uno con noventa y nueve, comprar donde es más barato. Ese centavo vale, es algo a lo que no estamos acostumbrados. En cualquier lugar del mundo, un centavo se usa, se paga con eso. Tenemos que aprender y estar unidos. Uno habla de lo que siente o quisiera que fuera. Depende de nosotros ahora seguir defendiendo lo nuestro, no de los políticos. Una de las cosas que me gustaron fue el cacerolazo a los jueces y a los gremialistas. La gente se está dando cuenta de que nos usaron.

"Además, no es momento para que los políticos se estén peleando. La gente ahora necesita la unión, tener confianza, ver una salida. Parecería que los políticos no se enteran nunca de nada, y eso que los votos en blanco fueron una advertencia. Que la unión se mantenga. Espero que se cambie la mentalidad. Ahora que tenemos como moneda el peso, empecemos a pensar en pesos. En otros países no piensan en función del dólar. La peseta no está uno a uno. El euro no está uno a uno. Creo que esas cosas nos van a ayudar a salir adelante, en pensar como argentinos, ser argentinos. Estamos aprendiendo a serlo, a valorar lo nuestro. Espero. Yo de acá no me voy, a menos que me echen. Me gusta estar acá, voy a seguir mi asociación con Lino Patalano, haciendo producciones, manteniendo la escuela y el Ballet Argentino. Ahora no tengo sponsor y vuelvo a sacar de mi bolsillo. No importa, aunque lamentablemente tuve que bajar los sueldos, pero la planta sigue igual. Yo voy a tratar de estar en mi país, aun en la mala. No me voy a ir. Creo que la única forma de ayudar es estar en el país, tratar de mantener lo que se tiene. Espero que la gente valore de una vez por todas lo nuestro..."

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.