La Bella Durmiente. El Ballet Estatal de San Petersburgo se anima también al hielo