Entrelíneas. El inesperado regreso de Felicitas