Experiencia íntima y preciosista

Carlos Pacheco
(0)
27 de noviembre de 2013  

One love song/ Idea y dirección: Martín Piliponsky/ Intérpretes: Elia Mrak, Matthieu Perpoint, Juan Velázquez Cardona, Magalí del Hoyo, Martín Piliponsky/ Música: Ilia Mayer, Ray Charles/ Iluminación: Alfonsina Stivelman/ Vestuario: Gustavo Lesgart/ Sala: La Carpintería (Jean Jaures 858)/ Funciones: miércoles y domingos, a las 21/ Duración: 45 minutos.

Nuestra opinión: muy buena

Cuatro hombres, una mujer. Cinco destinos aparentemente diferentes. Ellos avanzan y sus movimientos construyen mundos muy especiales. Intentan habitar el espacio, hacerlo suyo. Ella, al comienzo espera, investiga, busca ser integrada. Los hombres se relacionan, una y otra vez. Forman dúos, tríos. Construyen, finalmente, un ámbito de pertenencia y lo fortalecen. Integran a la mujer y allí se despierta un juego intenso.

Esos cuerpos en fricción van encontrando nuevos estados internos. Cada uno de los intérpretes se refleja más en el otro y crece así un grupo compacto en el que, por momentos, las individualidades desaparecen. Una canción de amor envuelve al conjunto y unos potentes cruces de energías dan forma a un nuevo ser. Él nace de ese pequeño conglomerado de almas y, a través de un solo, se expresa. Ray Charles le presta su voz y el artista desarrolla una nueva conducta. El espectador ingresa aquí en un mundo de ensueño, no podrá menos que llevarse esa última imagen.

One love song es una experiencia de danza muy íntima y preciosista. Estos intérpretes demuestran una rigurosa investigación que no sólo se preocupa por el reconocimiento de los vínculos, sino por descubrir hasta dónde se compromete el mundo interior a la hora de acercarse al otro, unirse a él, seguirlo, acompañarlo, ingresar en su estructura y luego observar lo que ese proceso genera.

El grupo expone mucha entrega y un fuerte compromiso a la hora de cargar ese espacio despojado de múltiples sentidos poéticos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.