Con coreografía de Silvia Pritz. La religiosidad, eje de un espectáculo de danza