La Traviata en puntas de pie, una hazaña de Urlezaga

El bailarín llevó la ópera al ballet y salió airoso
(0)
14 de diciembre de 2009  

La Traviata, con música de Giuseppe Verdi, por el Ballet Concierto. Coreografía: Iñaki Urlezaga. Arreglos sinfónicos: Luis Gorelik. Orquesta Sinfónica de Salta, dirigida por Luis Gorelik. Dirección general: Iñaki Urlezaga. Dirección artística: Lilian Giovine. Dirección técnica: Miguel García Lombardo. Vestuario, diseño y confección: talleres de Ballet Concierto. Diseño de vestuario femenino: Verónica de la Canal. Diseño de escenografía: Daniel Feijóo. Diseño de luces: Miguel Lombardo.

Nuestra opinión: muy bueno.

Realmente Iñaki Urlezaga tomó un gran riesgo al llevar La Traviata , de Verdi, a una versión bailada. Riesgo, porque se trata de una de las óperas más populares del repertorio lírico y porque resulta difícil disociar el canto de la música. Pero el bailarín y coreógrafo salió airoso por varios motivos. Uno de ellos fundamental: los arreglos sinfónicos de Gorelik, quien les dio a varios instrumentos, la categoría de solistas al asumir la melodía de algunas arias, como el chelo que reproduce el canto de Germont ("Un dí quando le veneri"), en el segundo cuadro, o el oboe que traduce la agonía de Violeta ("Addio del passato"), en el último cuadro.

Las secuencias del primer acto y del segundo acto, ambas festivas, resultan brillantemente traducidas por la danza, con una coreografía que respeta el estilo clásico de la ópera. No resulta de igual modo en la escena "En la casa de campo", que por la índole íntima de la secuencia no permite un gran despliegue coreográfico. En cambio, en el último cuadro, estuvo muy bien resuelto el contraste entre la agonía de Violeta, con la corporización de la muerte, y el desfile callejero, instalado en el proscenio.

Al color de los trajes

Deslumbrante es el vestuario, que merecería un capítulo aparte por la variedad de diseños y por el colorido, con el cual se representan las características de los personajes: los invitados, las gitanas, los toreros, los integrantes de la comparsa. La escenografía no se queda atrás para armar el marco adecuado al espíritu de cada una de las escenas.

La compañía corrió otro riesgo: la necesidad de darles carnadura a sus personajes por sobre las exigencias de la danza para aumentar el contenido dramático, que ya está presente, y en este caso acentuado, por la música. Y, en este sentido, el Ballet Concierto respondió con gran nivel y permitió el lucimiento de algunas de sus figuras, como Ana Elizabeth Antúnez y el joven que conduce la comparsa.

Finalmente, los protagonistas. La actuación de Iñaki Urlezaga impone prestancia y talento al servicio de su personaje, esforzándose en marcar los matices conflictivos de la personalidad de Alfredo. Del mismo modo Eliana Figueroa, conmovedora en el papel de Violeta, se transforma con la danza en una etérea y frágil criatura que no puede vencer su destino.

Muy buen desempeño tuvieron las cuerdas y las maderas de la orquesta, que sonó muy precisa y contundente bajo la batuta de Luis Gorelik.

Una velada que se destacó por la envergadura de un espectáculo muy cuidado en su producción.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.