Secretos compartidos en el RojasDanza

Bajo la coordinación de Alejandro Cervera, el encuentro permitirá descubrir desde hoy diez obras disímiles
Laura Chertkoff
(0)
11 de junio de 2013  

Hoy comienza la tercera edición del Festival RojasDanza 2013. El coreógrafo Alejandro Cervera, a cargo de la coordinación Área de Danza del Centro Cultural Ricardo Rojas, es quien seleccionó los diez espectáculos que podrán disfrutarse desde hoy y hasta el 29 de este mes en todas las salas del centro (Corrientes 2038). "El armado del festival lleva más o menos un año. A mí me van llegando propuestas y también hay gente que voy siguiendo: coreógrafos «archiconocidos» y gente nueva de la que vi un trabajo que me interesó y a la que creo que hay que apoyar", subraya Cervera.

Es un menú que combina estrenos y reposiciones. "A mí me encanta comisionar obras. Es el caso del Stabat Mater, de Damián Malvacio, que se presentará con orquesta y cantantes en vivo. O el de la propuesta de Fabricio Coppo, un bailarín del Teatro Colón que también es coreógrafo y me pareció interesante pedirle una obra: trajo un dúo entre dos varones", explica.

Los festivales de danza contemporánea suelen reflejar las tendencias estéticas que conviven en un tiempo determinado. "Las producciones siguen siendo de una gran intimidad, en general. Y hay un lento regreso hacia el movimiento en sí, dejando atrás la palabra hablada y la fascinación tecnológica", advierte Cervera.

El tango parece haber dejado el centro de la escena y surgen nuevas búsquedas más cercanas al lenguaje del folklore, como Basto con encimera, de Soledad Gutiérrez, y La intrusa, de Víctor González, donde Jorge Luis Borges puede ser bailado.

Esta edición del festival también celebra la continuidad de las compañías del IUNA y la Universidad de San Martín y el grupo de Mónica Fracchia, CASTADIVA, que festeja sus primeros 15 años revisitando su repertorio.

Con una entrada general de veinte pesos y unos cuarenta minutos de duración en promedio, las diez obras seleccionadas se presentan entre dos y seis veces y nunca suceden en simultáneo, para que el público no se sienta tironeado entre dos ofertas.

Si bien la danza suele tener un público propio, la propuesta del festival armoniza con los habitués del Rojas: mayores de 18 años acostumbrados a ideas poco tradicionales. Lo más lejano en kilómetros llega desde Cuyo, con Lo que el amor revela, del Ballet Contemporáneo Ciudad de Mendoza. Lo más cercano es una performance de los alumnos del Rojas en el espacio del bar del Centro Cultural.

En esta edición puede notarse que la música fue el cimiento de las coreografías. Se suman a las muchas producciones con música original, otras que encuentran nuevos sentidos para Mozart, Beethoven o Caetano Veloso.

"En algunas de las obras hay un regreso al relato. Y en otras hay una danza de emociones. Es una danza que la gente puede disfrutar, sin hermetismos –señala Alejandro Cervera–. A mí me interesa la danza cuando hay secretos compartidos entre los intérpretes y los espectadores. Me interesa la danza como un hecho público."

Algunos imperdibles

La Compañía de danza del IUNA presenta A L I E N T O, con coreografía de Gustavo Lesgart (se presentará el jueves 27 y el viernes 28, a las 22.30). Además, el Ballet de la Universidad de San Martín, dirigido por Oscar Araiz, ofrecerá un programa compartido con Sonidos Negros y Noche de Ronda donde conviven Gershwin, Piazzolla y los boleros de Elvira Ríos (este viernes y sábado, y el 19 y 22 de este mes, a las 21). La programación completa puede consultarse en www.rojas.uba.ar .

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.