Opinión. Tras el otoño, llegará la primavera