David Marques, experto en musicales

El bailarín participó en la puesta norteamericana de la obra "El beso de la mujer araña", entre otras
(0)
23 de octubre de 2000  

David Marques pasó por Buenos Aires para dar un curso para profesionales de musical theater dancing en el Twins Tap Dance Center. Su trabajo como docente en esta especialidad es lo que hace habitualmente en Nueva York. Lo que significa conocer los secretos del camino a Broadway, que personalmente probó bailando, entre otras, en "El beso de la mujer araña" y montando las coreografías, como en la comedia musical "The Gershwin Fascinating Rhythm", que le valió el Arizon Award de 1999, y en los shows "The Billy Joel Songbook Musical", "Dreamland", "Let´s do it: Cole Porter" y la puesta de baile de "My favorite Broadway", en televisión, que tuvo como protagonistas a Julie Andrews y Jennifer Holliday.

Ahora está en los preparativos de una nueva comedia, "Tom Sawyer", que se estrenará el 23 de abril de 2001.

-¿Cuáles son las cualidades que necesita una persona para incursionar como intérprete en una comedia musical ?

-Para un bailarín que desea ingresar en Broadway los caminos son varios, ya que debe saber y haber conquistado materias, que es lo que exige este género. La primera cuestión es ser un buen actor. La persona debe estar preparada para realizar cualquier papel, tanto en comedia como en drama. Esto traducirá mayor personalidad sobre el escenario. Para lo cual, por supuesto, necesita aprender actuación, como también tomar lecciones de canto. Pero lo esencial, la base, es saber bailar y manifestarse con su cuerpo según la forma y el estilo de las coreografías de la comedia musical. E insertar naturalmente la parte actoral y poder cantar.

-¿Qué técnicas de danza son las que se usan en Broadway?

-Es un trabajo duro y variado, porque los que quieren acceder a ese mundo deben tener sólida escuela clásica, ya que es la base de todo. Danza contemporánea, modern jazz, tap y todo lo que incremente sus posibilidades. Cuanto más libre y mayor seguridad se tiene y el bailarín está compenetrado en los diferentes estilos, más grande será el campo que podrá abarcar y, por lo tanto, posee más ventajas para desarrollarse en lo que quiere e ingresar en los elencos de las comedias musicales. Donde, no voy a mentir, hay una enorme competencia. En mi opinión, la danza, y el clásico como preparación sustancial, son los fundamentos del musical; la dote principal, pero hay que equilibrarla fehacientemente con las otras materias.

-¿Cómo describiría su estilo?

-Me gusta todo. Y seguramente hay quienes influyeron en mí, como los extraordinarios Jerome Robbins, Balanchine, Bob Fosse, Agnes De Mille, Martha Graham, Mark Morris. Son los grandes creadores que con sus talentos abrieron muchas y distintas vías. Puede que yo sea un mix de todo lo que admiro. Soy de los que no creen en un solo estilo. El único estilo que existe es el de la pieza, el del trabajo que se está haciendo en ese momento.

-Respecto de su próxima puesta, "Tom Sawyer", ¿está dirigida a los chicos o será para todo público?

-Para todo el mundo. Es un poco vergonzoso de mi parte, pero sólo leí el libro de Mark Twain cuando me encomendaron la obra para Broadway.

-¿Qué opina de las características de este personaje?

-Lo encuentro muy interesante. Conozco a chicos como él. Tiene una sensibilidad que puedo entender y traducir cuando haga el show. En términos de movimientos de la danza, pienso que sean naturales. La acción se sitúa en 1840, una época naïf, tiempos simples de Estados Unidos. La habilidad actoral estará en quien interprete a este muchacho de trece o catorce años teniendo más edad, y que aparente tener la de Tom. Es muy difícil conseguir a alguien experimentado con sólo 14 que pueda soportar la presión del espectáculo ocho veces por semana. Debe ser un profesional, por eso me baso en las posibilidades de mimetización del muchacho de 17 que lo protagonizará .

Lo importante es que aquí la danza no se sostiene en fantasías, sino en la realidad. Hasta hay baile folk, inspirado en el antiguo square dance , típico del medio oeste norteamericano. Es un derivado del folklore europeo que se arraigó en ese país. Serán 30 personas en escena.

-¿Es difícil sobrevivir en Broadway?

-Por cierto, y mucho. Soy afortunado, porque no me permito exponerme a eso. Tengo la convicción de que uno tiene un modo de presentarse especial, diferente de los demás, con el que nadie podrá rivalizar. No se puede competir con lo que es original, con lo que es único. Y si todos intentamos ser originales, de hacer lo que realmente sentimos como algo propio e irrepetible, no tiene por qué existir competencia.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.