Teatro San Martín. De Calderón a la nueva espiritualidad