De embarazo… ¡ni hablar! O ¿sí?