Dejaron plantada a Mirtha Legrand