Del anonimato a la fama por TV

Después de "Popstars", donde se consagró un grupo femenino de pop, llega "Super. M. 20/02", para "inventar" una top model
(0)
25 de diciembre de 2001  

Si la gente ya aceptó vivir bajo el ojo de las cámaras 24 horas, durante trescientos días, ¿por qué iba a negarse a pasar por un casting televisado? Aun cuando la mayoría quede en el camino, 2700 chicas quisieron subirse al escenario de "Popstars". Y el sábado 15, otras 3500 acamparon frente al Hipódromo con la esperanza de convertirse en una verdadera top model, para el ciclo "Super. M.20/02", que emitirá desde el 7 de enero Canal 13.

Castings hubo siempre. Y allí seguirán. Pero la novedad de filmar todo el proceso de selección y eliminación comenzó el 29 de marzo de 2000 con "Making the band", un programa que entonces aparecía por la cadena norteamericana ABC. El ciclo dio tan buenos resultados que aún sigue al aire, ahora en MTV, y los ganadores, que formaron el grupo O-Town, llegaron a ser teloneros de Britney Spears. Algo así como el sueño adolescente de cualquier cantante ídem.

El responsable de la idea era nada menos que Lou Pearlman, el hombre que estaba detrás de otros dos sucesos adolescentes: N´Sync y los Backstreet Boys. O sea, alguien que sabe muy bien cómo funciona la industria y cómo se fabrican estos grupos.

Para todos los gustos

El formato prendió. Tanto que ya existen en el mundo varias versiones y formas de los programas que se vieron -y, seguramente, se verán- en la pantalla chica local. Y si ahora Colombia es la dueña de las telenovelas, hay que decir que Australia encontró su veta en este género. Al menos, allí germinó "Popstars" (en la misma línea que "Making the band", aunque en la versión australiana tratan con menos dureza a las participantes) y también "Search for a supermodel".

"Popstars" tuvo su traducción al castellano en Azul TV, de la mano de la productora de Gustavo Yankelevich, RGB. Y posiblemente tenga su segunda vuelta el año próximo, en Telefé. Sólo que en lugar de un grupo femenino están estudiando la posibilidad de que sea íntegramente formado por varones, o bien mixto, como ocurrió en Australia.

El otro, "Search for a supermodel", pertenece a la misma productora que "Popstars", Stone Stanley Entertainment. Y básicamente sigue el proceso de casting de un grupo de mujeres hasta que algunas de ellas terminan firmando contrato con la prestigiosa agencia Ford.

Pero Australia no es la única cazadora de talentos en pantalla. A Endemol, responsable del ya clásico "Big Brother" (que aquí se vio por Telefé), no se le escapó este nuevo negocio de la TV y ya tiene patentados dos ciclos destinados a poner en pantalla los castings: "Star Academy" y "The People Club".

El primero es una versión más -y van- del proceso de selección que terminará sirviendo en bandeja a un grupo de música pop. El segundo, "The People´s Club", es bastante más original. La idea, que todavía no tiene pantalla en ningún lugar del mundo, permitirá armar un equipo de fútbol (o del deporte preferido del país que compre el producto) y verlo debutar en un campo de juego.

Todo por un sueño

Aquí, no es raro que 6200 chicas hayan pasado la noche en las puertas de Ferro o del Hipódromo para presentarse a "Popstars" y "Super.M.20/02", respectivamente. De acuerdo con un estudio que recibió Diego Guebel, dueño de la productora Cuatro Cabezas junto a Mario Pergolini y responsable de "SuperM.20/02", el 46 por ciento de las chicas argentinas de entre 16 y 23 años sueña con ser modelo o cantante. Y más abajo -muchísimo más abajo-, con el 13 por ciento, figura la aspiración de ser médico, todo según el análisis de Top promotion, la agencia de Marco Vecchio.

Con o sin estadísticas, el sueño de convertirse en modelo parece innegable para esas 3500 chicas que coparon el Hipódromo. Acompañadas de sus madres o novios, todas soportaron estoicas el calor y la mala pasada de ponerse bajo el implacable veredicto del centímetro. Algo que a escondidas ya puede resultar vergonzoso, pero que bajo la luz de las cámaras puede destrozar hasta las más firmes de las autoestimas.

Así y todo, 365 pasaron la primera prueba del jurado: el agente de modelos Ricardo Piñeiro, la periodista de modas Carla Rodríguez, el director publicitario Marcelo Cepeda, la fotógrafa Andy Cherniavsky y la productora de modas María Teresa Solá. Las otras 3135 que quedaron afuera se enteraron el domingo último, en el mismo lugar a donde fueron con sus sueños y sus egos a la altura de una top model.

Para las seleccionadas, ahora queda lo mejor. Y lo peor también. La mayoría tendrá que abandonar el programa. Una minoría será protagonista de las 13 emisiones que se verán por la pantalla del 13, desde enero, en capítulos semanales. Y sólo una ganará el gran premio: un viaje al exterior, un auto y un contrato por un año con la agencia de Piñeyro.

Lo que se verá en TV, según contó Guebel a LA NACION, será una especie de documental, al estilo de "Popstars" o de "Expedición Robinson", con entrevistas a las chicas más el proceso de eliminación y cada una de las pruebas que deban pasar.

Entre las pruebas a las que serán sometidas estas aspirantes a Valeria Mazza figuran las entrevistas, el desfile en malla y la clásica pasada por la pasarela.

Pero no todo es rosa. Cuando sólo queden 50, las participantes se mudarán a un hotel para que un grupo de especialistas se ocupe de cambiarles el look hasta convertirlas en mujeres casi perfectas. Casi, porque sólo 16 pasarán a la otra etapa, que se llama "El internado".

"El internado" es justamente eso: dos semanas intensivas de actividades y clases, con toda su gama de errores y aciertos. Finalizada esta etapa, 12 de las 16 chicas tendrán la posibilidad de pasar -contrato mediante- a la fase Super M. Agencia. Aquí se enfrentarán al mercado laboral: clientes verdaderos seleccionarán modelos para trabajos verdaderos. Y de allí, sólo seis pasarán a la siguiente etapa, que es la definitiva y aún se mantiene bajo secreto de estado.

"La idea de hacer "Super.M. 20/02" surgió en abril, mezclando el know-how de "El rayo" y los docu soup de la BBC, más las primeras tentativas en la materia, como fue "Making the band"", cuenta Guebel.

Lo cierto es que con los excelentes resultados que tiene este formato en el mundo y el éxito ya probado de "Popstars" es probable que la caza de talentos en pantalla haya llegado para quedarse. Ahora habrá que ver hasta dónde llega el ingenio de los productores locales para encontrar variantes a esta nueva fórmula.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.