Diego Torres, un papá enamorado